Publicaciones etiquetadas ‘Centro de Economía Política Argentina (CEPA)’

Informe: cómo impactan las importaciones en la industria nacional

Según el informe “Hecho afuera: Las importaciones y su impacto en la industria argentina” del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) la caída del consumo interno, la suba de combustibles y servicios y las tasas de interés, potencian el mal momento de la industria nacional, a lo que se suma, la apertura de importaciones.

El referido informe destaca:

  • La industria manufacturera atraviesa una delicada situación debido a una serie de elementos que configuran un panorama adverso para el desarrollo de esta actividad. Entre ellos se encuentran: 1) la retracción del dinamismo del mercado interno -principal destino de los bienes finales industriales- explicado centralmente por la caída del poder adquisitivo de los salarios; 2). los aumentos de tarifas -gas y electricidad- y también de los combustibles que impactan de lleno en la estructura de costos de la industria; 3) la política de altas tasas de interés reales, implementada por Banco Central, porque a partir de éstas se fomenta la valorización financiera en detrimento de las inversiones en la economía real y encarece de manera dramática el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) industriales y; 4) fuerte apertura importadora.
  • El Estimador Mensual Industrial (EMI) publicado por el INDEC, en el que se observa un desplome de la actividad en todos los meses de 2016 (salvo Enero que mantiene un signo positivo de 1,2%) y de 2017 hasta abril. En Junio 2017 se manifiesta un cambio de tendencia con un crecimiento del 6,6%, pero a partir de allí comienza un ciclo descendente para finalmente ubicarse en septiembre del mismo año en 2,3%.
  • A partir del cambio de gobierno y la implementación de nuevas políticas económicas, la utilización de la capacidad instalada sufrió un desplome que lo llevó hasta casi el 62%, y recién a finales de 2016 mostró signos de recuperación para luego caer a los niveles más bajos de la serie (60%) a principios del año 2017; luego de lo cual se estabilizó entre 64 y 66 %. El promedio de utilización de la capacidad instalada entre Enero y Octubre de 2015 fue de 68,7%, y entre Enero 2016 y Agosto 2017 fue de 64,5%.
  • Con la caída de la producción, subutilización de la capacidad instalada, y la apertura importadora, se genera un combo que lleva irreductiblemente a despidos y suspensiones en el ámbito industrial. Desde enero de 2016 el total acumulado de despidos industriales formales fue de 53.451 puestos de trabajo.
  • Los sectores de textiles terminados, calzado, juguetes y artículos deportivos y marroquinería tuvieron una dinámica de fuerte expansión de las importaciones en el año 2016 y luego durante 2017, si bien continuaron su crecimiento, lo hicieron a una tasa menor que el período anterior. El sector de textiles terminados fue aquel cuya variación acumulada fue la más alta de estos cuatro (+56,5%), seguido por el del calzado (+43,4%), el de juguetes y artículos deportivos (+34%) y, por último el de marroquinería (+26,9%).
  • Los sectores de la industria del mueble y el complejo automotriz tuvieron un crecimiento de las importaciones durante el 2016, pero no de tanta envergadura como lo fue en el año 2017. Aquí encontramos que estos sectores han tenido un comportamiento similar entre sí, incrementando sus importaciones en 41,5% y 39,9% respectivamente (acumulado).
  • Por último, el sector de insumos textiles evidenció una dinámica de retracción de las importaciones en ambos años, acumulando una caída del -8,3%, evidenciando la crisis en la producción manufacturera textil local, con motivo del aumento de las importaciones de textiles finales.
Leer más

Créditos UVA: los riesgos de la inflación, la caída del salario y el tipo de cambio

Los créditos indexados por inflación se proponen como el motor del crecimiento del mercado inmobiliario, y no se circunscriben únicamente a la hipoteca de propiedad para primera vivienda. Hay líneas de créditos UVA para la adquisición de segunda vivienda, automotores y hasta créditos de consumo.

En base a que los UVA son créditos indexados (en función de la inflación minorista, o sea en términos reales) un trabajo realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) se identifican los siguientes riesgos:

-Riesgo inflacionario.

-La incertidumbre del comportamiento del salario real en contexto de inflación.

-El efecto acelerador del tipo de cambio sobre los precios, ante movimientos bruscos de la relación peso/dólar.

-El riesgo inflacionario tiene relación con la indexación de los créditos, y radica en que no sólo se ajustan los intereses, como ocurriría con un crédito con tasa variable, sino que también se ajusta el monto de capital adeudado.

A su vez, la indexación implica una transferencia del riesgo inflacionario del prestamista (Banco) al prestatario (los hogares). En base a ello, es menester analizar la dinámica inflacionaria, para entender los posibles riesgos al que se enfrenta el prestatario a la hora de optar por los créditos UVA con la ilusión de acceder a su casa; a un costo, supuestamente, similar al de un alquiler.

El comportamiento del salario real resulta primordial para analizar la capacidad de pago de los agentes y evaluar la solidez del sistema, lo que exige un análisis de su evolución.

Por último, la dinámica cambiaria es relevante, principalmente, por el estímulo que puede tener sobre la dinámica inflacionaria.

Descargá acá el informe completo: La_promesa_de_la_casa_propia_Informe_Final_15_octubre_2017_CEPA

Conclusiones

  •  Existe una relevante historia inflacionaria en la Argentina, principalmente desde 1975 hasta principios de los 90, que le otorga un elevado riesgo a los créditos indexados UVA.
  •  El riesgo inflacionario es trasladado al tomador del crédito por parte del sistema bancario, posiblemente a costa de una cuota accesible.
  •  El riesgo inflacionario recae sobre los intereses como el capital, a tal punto que para una inflación histórica igual a la mediana, los valores de la cuota como del capital crecen de forma exponencial.
  •  El esfuerzo del pago del crédito muy posiblemente puede comprometer más del 30% del ingreso, pudiendo llegar fácilmente al 40%.
  •  La comparación entre el valor de un alquiler con la cuota UVA resulta engañosa debido a la estructura contractual y de actualización de ambas operaciones, los alquileres son más cortoplacista, se ajusta con menor frecuencia, por lo que en el primer caso es mucho más flexible sustituir un alquiler en caso que se encarezca por demás por otro más accesible; en el caso del crédito, se prevé una menor capacidad de maniobra ante la menor capacidad de repago.
  •  La historia de recurrentes devaluaciones o depreciaciones y su correlación positiva con la inflación, incrementan el riesgo de repago de los créditos UVA.
Leer más

Suscríbete a nuestro Newsletter