Publicaciones etiquetadas ‘Observatorio de la Deuda Social’

El 48% de los pobres son niños

Según la UCA hay 13,5 millones de pobres y 2,5 millones de indigentes. Son datos del tercer trimestre, informados por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Casi la mitad de los chicos vive en familias que no pueden comprar los bienes y servicios básicos.

El último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) revela que el 31,4 por ciento de los argentinos vive actualmente en una situación de pobreza, lo que representa a unas 13,5 millones de personas, en tanto un 5,9 por ciento se encuentra en situación de indigencia.

El director de Observatorio, Agustín Salvia, afirmó que a la luz de los resultados del trabajo existe una Argentina “fracturada, dividida y claramente postergada”, aunque remarcó que “hoy hay menos pobres proporcionalmente que en 2015 pero un poco más indigentes”.

En este punto, precisó que, de acuerdo con el último relevamiento realizado por el Observatorio de la Deuda Social, hay “aproximadamente 180 mil personas más” en situación de indigencia, “pero 600 mil menos en la pobreza”.

El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina señaló que “hay un 48 por ciento de niños pobres y un 10 % de niños en indigencia”. El informe, que toma datos que la medición del INDEC no incluía, destaca que el 48,4 por ciento de la población que vive bajo la línea de pobreza tiene menos de 14 años.

Son casi 5.200.000 menores de 14 años, de los cuales 1.070.000 pertenecen a familias que no pueden asegurar una alimentación básica. Así, casi 5 de cada 10 niños crecen en familias que no pueden comprar bienes y servicios básicos, un factor de reproducción de la pobreza.

Sin embargo, si bien el porcentaje es menor al de la última medición, dada a conocer en marzo pasado, cuando marcó 32,9 por ciento, el último relevamiento alcanza a una mayor cantidad de personas.

La proporción de mujeres indigentes –7 %– es mayor que entre los varones, 5,5%. Y también en la pobreza: 36,1% entre las mujeres y 29,7% entre los hombres.

“La situación es también acuciante para una gran parte de la Argentina porque tenemos todavía que el 34 por ciento de los hogares con déficit en servicios de agua corriente, cloaca o fuente de energía, un 21 por ciento de hogares sin vivienda digna y el 35 por ciento de los hogares con algún niño o adolescente sin estudiar”, precisó Salvia en declaraciones formuladas esta mañana a diferentes radios.

En ese marco, Salvia recordó que, el año pasado, “la pobreza había aumentado en materia de ingresos, así como también la indigencia”.

En cambio, indicó, en el 2017 “son buenas las noticias porque bajó la indigencia y la pobreza, incluso respecto de la de 2015”.

“Tenemos hoy menos pobres proporcionalmente que en 2015 pero un poco más indigentes, aproximadamente 180 mil personas más pero tenemos 600 mil menos en la pobreza”, enfatizó Salvia.

En ese sentido, el investigador aclaró que “hoy hay menos pobres de 2015 pero los pobres de hoy son más pobres porque los pobres de hoy están más lejos de salir de la pobreza porque no tienen mercado interno”.

En tanto, en relación a la clase media, Salvia señaló que “se está viendo una cierta recuperación”, aunque en el segmento de 40 por ciento de más pobres dijo que “la situación no es tan favorable”.

Según Salvia, esa situación “es difícil de modificar si no hay políticas para el mercado interno” y, ante una consulta, consideró que los nuevos aumentos en tarifas de servicios así como la modificación de la fórmula de cálculo de haberes de las jubilaciones, “produciría un aumento en la pobreza que sólo podría ser compensado por una baja significativa de la inflación”.

Finalmente, el investigador sostuvo que “una cifra del 24 por ciento de pobreza en 2019 sería lo deseable bajo la dinámica actual” y precisó que esa reducción de la pobreza “sería volver a los niveles de 2011”.

El nuevo esquema de metodología de medición de la pobreza del Observatorio Social de la UCA del tercer trimestre del 2017 toma aglomerados urbanos con 80.000 habitantes, realiza una muestra puntual de aproximadamente 5.700 hogares y releva una mayor profundidad de datos de muestra en 30 municipios del conurbano bonaerense.

Los datos son elaborados a partir de la información de hogares e ingresos captados por la Encuesta de la Deuda Social Argentina – Serie Bicentenario (EDSA 2010-2016) y por la EDSA-Nueva Etapa (2017-2025) para el total de los aglomerados urbanos relevados.

El Observatorio de la Deuda Social Argentina constituye un programa de investigación, extensión y formación de recursos humanos de la UCA, instituido en el 2002 y reúne proyectos de investigación que cuentan con el apoyo de entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales, que promueven el desarrollo social.

Durante todos estos años, las cifras de la pobreza dadas a conocer por la UCA se constituyeron en referentes para el análisis de la evolución de la situación social.

Fuente: Encuesta de la Deuda Social Argentina. Universidad Católica Argentina

Leer más

Pobreza: se viene una nueva ofensiva del oso mentiroso

Por Artemio López (*).- Esta semana volverá a circular un informe del Observatorio de la Deuda Social que volverá a instalar la cifra cerca del 30% y que será propalado por los medios de comunicación opositores. Sin embargo, ese informe es una suma de inconsistencias impresentables.

A mediados de esta semana, la oposición política editorializada por los medios prepara una nueva ofensiva con cifras de pobreza que volverá a instalarse en torno al 30% de la población total. Un delirio reiterado, veamos un resumen de las inconsistencias detectadas en los informes del opositor Observatorio de la Deuda Social Argentina OSO, para desarticular todo discurso que se fundamente en los datos de pobreza emitidos por ese house organ opositor.

Desde el punto de vista metodológico, la muestra es poco representativa ya que se hizo solo sobre 5000 hogares con selección focalizada sobre los más pobres, por lo que la tasa de pobreza está sobre representada y la desigualdad sub representada ( el Gini Escandinavo).

Esto sucede porque hay menos diferencia de ingresos por hogar entre la base y la cima de la pirámide de ingresos entre los ciudadanos residentes ubicados bajo la línea de pobreza. Es como medir pobreza en el conurbano solo en el segundo cordón, como bien señalan en el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz.

El factor clave para comprender los resultados de sus mediciones y las diferencias en términos metodológicos, es que la EDSA (Encuesta de la Deuda Social) capta deficientemente los hogares con los ingresos medios-altos y altos. Este sesgo muestral genera como consecuencia un mayor porcentaje de pobres en relación a la muestra pero una mejor distribución del ingreso como contraparte. Es cuestionable en consecuencia que ODSA decida publicar solamente el indicador de pobreza y ocultar la medición del Gini en sus informes  (indicador que explica la desigualdad de ingresos), que a partir de los datos utilizados por ODSA, indicaría un nivel similar al de los países escandinavos, o en otras palabras, una muy baja desigualdad de ingresos

El informe es inconsistente tambén desde el punto de vista de la serie histórica comparada. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina, existe hoy un 27,5 por ciento de pobres y se fija la indigencia en 5,5% en el mismo momento en que el mismo Juan Carr y un grupo de expertos afirma que uno de cada 22 argentinos es indigente, esto es el 4,5% de la población, un 25% por debajo de los valores de la UCA.

El dato del informe sobre pobreza, repetimos, 27,5%,  es de un nivel similar al existente en el segundo semestre de 2006, cuando la pobreza, según el impoluto INDEC de entonces, ascendía a 26,9% por ciento a nivel nacional.

En ese momento concurrían cuatro factores que, analizados en conjunto, desbaratan de raíz el cálculo falaz del Observatorio de la Deuda Social.

El 7,1 por ciento de desocupación de hoy contrasta con el  8,6% observado en 2006, en tanto el subempleo se ubica hoy dos puntos por debajo de los niveles del año 2006. El trabajo informal, hoy  es del 33,1 por ciento, en 2006 llegaba al 44,5%. Hoy existe la Asignación Universal por Hijo, que transfiere $837 mensuales por beneficiario, que supone el equivalente al 25% del total de ingresos de hogares que la reciben, cuando en 2006 no existía. Existen hoy 3,2 millones de nuevos jubilados el equivalente al 50% del total de la base previsional y en el año 2006 se había lamzado la moratoria a la que se habían incorporado apenas 400.000. Existen hoy 790.000 jóvenes a los que se les transfieren $900 mensuales vía el Plan PROGRESAR que en 2006 no existía.

Apoyada por las cifras de la universidad privada UCA, tendríamos los mismos niveles de pobreza que en el segundo semestre de 2006, cuando se observaba un 30% más de desempleo abierto y trabajo informal que en la actualidad, aún no existía la Asignación Universal por Hijo, tampoco el Plan PROGRESAR y había 2,8 millones menos de ciudadanos cubiertos por el sistema previsional.

Un disparate por donde se lo mire que, sin embargo, se propaló una vez más con furia por el sistema de medios opositores, en busca de cubrir con ello el gran bache que supone no disponer hoy de una oposición político partidaria que tenga chances de unificarse para ser competitiva de cara a las elecciones de Octubre.

(*) Director Consultora Equis. Especialista en estudios de mercado de trabajo, distribución del ingreso y pobreza. Consultor en opinión pública.

Captura de pantalla 2015-07-14 a la(s) 11.01.38

Leer más

Suscríbete a nuestro Newsletter