#DDHH Se conmemora hoy la Noche de Los Lápices

0
270
0 Flares 0 Flares ×

El secuestro de estudiantes secundarios en la ciudad de La Plata conocido como “La Noche de los Lápices” constituyó un ícono de la represión ilegal contra jóvenes durante la dictadura cívico militar con el objetivo de “combatir el accionar subversivo en las escuelas”, del que se conmemoran mañana 39 años.

La noche del 16 de septiembre de 1976, un operativo conjunto de la policía bonaerense comandada por Ramón Camps y el Batallón 601 del servicio de Inteligencia del Ejército realizó el operativo más numeroso al secuestrar de sus casas a estudiantes secundarios de la Escuela Normal Nº 3 de la Plata, que tenían entre 14 y 17 años.

“Fueron secuestrados por la policía comandada por un general de la Nación, el general (Ramón) Camps, un enfermo mental que aplicó con un entusiasmo total las reglas de la muerte: secuestro, robo de las pertenencias, humillación, tortura hasta la aniquilación, hambre, y por fin desaparición. Cada vez peor, cada vez mejor. Destruir al ser humano integralmente. Aplastarlo como a un insecto”, describió con crudeza Osvaldo Bayer.

La mayoría integraba la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), una agrupación que en la década del 70 estaba ligada a la organización Montoneros, y permanecen desaparecidos.

Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro fueron las víctimas de esa primera jornada de acción criminal.

En tanto, un día después de esa trágica noche, el 17 de septiembre, un grupo de represores encapuchados se llevaron de su casa a Emilce Moler –militante de la UES La Plata- y lo mismo hicieron con Patricia Miranda, quienes estudiaban en el Colegio de Bellas Artes de La Plata.

Pablo Díaz, que estudiaba en el Normal 3 de La Plata y formaba parte de la Juventud Guevarista, fue secuestrado el 21 de septiembre.

Todos pasaron por centros clandestinos pertenecientes al “Circuito Camps“: Destacamento de Arana, Brigada de Investigaciones de Quilmes, jefatura de la provincia de Buenos Aires, comisarías de La Plata, Valentín Alsina, Lanús y Pozo de Banfield, que por convenio firmado el pasado jueves entre la Secretaría de Derechos Humanos y el municipio de Lomas de Zamora será recuperado como espacio de memoria para ser visitado por todos los ciudadanos.

Los testimonios de los cuatro sobrevivientes -Díaz, Calotti, Moler y Miranda- en estrados judiciales registraron el horror de su cautiverio, en el que sufrieron la falta de comida, de higiene, de abrigo, sesiones de torturas, violaciones y hasta debieron asistir a muchachas embarazadas, por lo que se deduce que funcionaron maternidades clandestinas.

CF3

“En Arana me aplicaron la picana eléctrica en la boca, encías y genitales. Inclusive con una pinza me arrancaron una uña del pie. (…) Era muy común pasar varios días sin comer. Me tuvieron atado durante un largo tiempo con una soga al cuello”, contó a la Conadep Pablo Díaz.

En 1987, el Congreso sancionaba la ley de obediencia debida luego de la rebelión carapintada que el teniente coronel Aldo Rico lideró contra el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín y que impidió que el comisario Miguel Etchecolatz, a cargo de la Dirección de Investigaciones de la Policía Bonaerense y mano derecha de Camps, fuera condenado por sus crímenes.

Etchecolatz se mantuvo impune por las leyes de perdón (obediencia debida y punto final) y los indultos de Carlos Menem, hasta que fueron anuladas en 2004 y dos años después enfrentó el primer juicio por delitos de lesa humanidad que lo condenó a prisión perpetua, aunque sigue alegando desde la cárcel de Marcos Paz que es un “detenido político”.

Desde 2006 y por decisión del entonces presidente Néstor Kirchner, cada 16 de septiembre se conmemora el Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios, en homenaje a los estudiantes detenidos desaparecidos.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×