Empresarios de la Carne denuncian a Vidal y amenazan con un desabastecimiento

0
31
0 Flares 0 Flares ×

Desde la Mesa de Ganados y Carnes denuncian que la Gobernadora “los persigue por criticarla”, no los atiende y que desde ARBA “desplegaron sobre ellos y sobre otros Matarifes diferentes procesos de intimación y fiscalización, con una actitud claramente persecutoria, castigando incluso a aquellos contribuyentes que tenían todo en orden, sólo por el hecho de ser matarifes y pertenecer a CAMyA”.

La Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) manifestó su desagrado contra la gobernadora, María Eugenia Vidal, denunciando “persecución” por parte de ARBA.

Por medio de un comunicado la CAMyA señaló que existe “una política de intimaciones y fiscalizaciones que no hacen otra cosa más que expulsar a los inscriptos a la informalidad“.

La CAMyA, que es presidida por el dirigente matarife Leonardo Rafael, mostró su malestar por las severas sanciones que emitió el organismo recaudador de la provincia con multas de hasta $ 2 millones.

Las críticas apuntaron contra el titular de ARBA, Gastón Fosatti: “Parece que no acepta críticas ni sugerencias y abusa y despliega su poder sobre aquellos que se atreven a cuestionar sus acciones“, dispararon.

Las críticas no se quedaron ahí. Los matarifes contaron que solicitaron varias audiencias a ARBA e incluso a Vidal. “La gobernadora nos derivó con un director de Comercio desconociendo absolutamente el problema”, afirmaron.

El comunicado

Luego de la última reunión de la Mesa de Ganados y Carnes, expusimos nuestra preocupación ante lo que considerábamos un análisis superficial y parcial sobre el consumo local, que es quien más sufre los avatares de la inestabilidad de precios y mayor impacto tiene en la canasta alimentaria de los argentinos. La misma fue hecha como un aporte para que se analice el marco completo.

También mostramos nuestros reparos a los tiempos de implementación del REC y en la actitud negativa por parte de ARBA de sumarse al proceso de formalización de los distintos actores de la cadena de comercialización y seguir con su política de intimaciones y fiscalizaciones, que no hacen otra cosa más que expulsar a los inscriptos a la informalidad. También reclamamos que nos sean respondidas los innumerables pedidos de audiencia, incluso dirigidos a la Gobernadora María Eugenia Vidal, ante la falta de respuesta y la dilación del titular del organismo recaudador bonaerense, Gastón Fosatti.

La respuesta que tuvimos a nuestros planteos fue bien distinta: por un lado, el Administrador General de la AFIP, Leandro Cuccioli nos recibió inmediatamente, escuchó nuestras propuestas y tomó decisiones al respecto, sintiéndonos escuchados y valorados en nuestro rol institucional y en nuestra contribución a la formalización de la actividad.

Por el lado de ARBA, nos solicitaron el listado de socios y desplegaron sobre ellos y sobre otros Matarifes diferentes procesos de intimación y fiscalización, con una actitud claramente persecutoria, castigando incluso a aquellos contribuyentes que tenían todo en orden, solo por el hecho de ser matarifes y pertenecer a CAMyA e imponiendo multas de valores exorbitantes que no tienen nada que ver con los volúmenes que maneja un matarife promedio.

Por supuesto que los pedidos de Audiencia no fueron contestados, ni por Fosatti ni por la Gobernadora Vidal, quien nos derivó con un Director de Comercio, desconociendo absolutamente el problema.

Los matarifes representamos y participamos en el 80% del consumo local. Hemos acompañado el proceso de formalización de la Cadena y participamos de los diferentes ámbitos de discusión. Nos hemos sentido parte del proceso, reconocidos por nuestros colegas de la Cadena y por la inmensa mayoría de las autoridades gubernamentales.

Sin embargo, parece que Fosatti no acepta críticas ni sugerencias y abusa y despliega su poder sobre aquellos sectores que se atreven a cuestionar sus acciones. ¿O será que con su actitud intenta que desaparezcan los matarifes chicos y medianos y entregarles todo el negocio a sus amigos?

Si implementara ese despliegue sobre los verdaderos evasores, sobre los sectores económicos de gran rentabilidad, si dejara de “cazar en el zoológico”, y no sobre simples comerciantes de un producto esencial en la mesa de los argentinos, seguramente obtendría mejores resultados en materia de recaudación propia, ya que desde el mes de marzo del año 2018 los ingresos propios de la provincia muestran caídas reales y no cumplimento de las metas de recaudación.

Persiguiendo, amedrentando y no escuchando, lo único que está logrando es más informalidad y poner en riesgo los avances logrados en el marco de la Mesa de Carnes, tal como lo manifestó el Presidente Mauricio Macri y cómo actúan AFIP, la Dirección Nacional de Control Agropecuario y el Ministerio de Agricultura. La provincia de Buenos Aires, por su magnitud y representación no puede estar ajena a este proceso, ni tampoco ser dirigida por funcionarios que no acepten críticas a su accionar y reaccionen de manera vengativa e irracional.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×