La polarización y la grieta marcaron el Segundo Debate

0
60
0 Flares 0 Flares ×

Alberto cerró con un mensaje conciliador: “ustedes quédense con la grieta”. El segundo encuentro de candidatos estuvo marcado por un elevado tono de chicanas y críticas entre Macri y Fernández: la economía, la pobreza, la calidad institucional y la corrupción. Espert y Del Caño terciaron con comentarios sarcásticos. Lavagna trató de posicionarse en la tercera posición.

Un Mauricio Macri ultra coucheado y un Alberto Fernández descansando en la seguridad de un triunfo asegurado marcaron el segundo debate presidencial. Macri por momentos tuvo discursos de pastor mediático, hablando como candidato y no como presidente que defiende su gestión.

José Luis Espert, más ideológico, se dedicó a construir un personaje post macrista. Hablándole al sector más liberal.

Nicolás del Caño también trató de posicionarse en un lugar desde donde alentar el voto a sus legisladores “para controlar desde el Congreso” al futuro gobierno.

Juan Gómez Centurión, fue el más pobre a la hora de argumentar. Disputa votos con Macri y Espert, y estuvo más centrado en cuestiones que no tiene relevancia a la hora de definir votos.

Roberto Lavagna tuvo una participación anodina, tratando de poenrse en una forzada tercera posición.

Alberto Fernández, se dedicó –había sido sorteado para intervenir antes de Macri- a fustigar y marcar los temas: “Un presidente no tiene que firmar decretos que favorezcan a su hermano”, disparó. Y luego hizo referencia a las críticas que recibió desde el oficialismo por su gestualidad con las manos. “Mi índice solo marca errores y señala inconductas. Lo que hay que ver es el índice de pobreza, el de inflación. Ocupémonos de lo importante”, arremetió.

Por caso, en le tema Seguridad, lo vapuleó: “Por suerte no nos parecemos en nada presidente Macri”, replicó Fernández, quien abogó por una política de seguridad “con menos marketing” y con un abordaje integral desde lo social y la educación, pero remarcó que debe profundizarse el cumplimiento de las penas.

Por su parte, Lavagna dijo que propone “ni mano dura, ni mano floja”. Del Caño afirmó: “Nos oponemos a la baja de la imputabilidad y a la mano dura”. Además, propuso legalizar el consumo de marihuana.

En el bloque de Empleo, Producción e Infraestructura también hubo cruces. “Dimos vuelta la energía después de la peor gestión energética de la historia”, arrancó Macri y le dio pie a Fernández que remarcó el aumento del desempleo, la caída de la economía, la pérdida de poder adquisitivo, y la política tarifaria.

Macri retrucó con las causas judiciales que investigan presuntos sobornos en la obra pública. “Ellos son así, no cambian más, cuando gobiernan creen que son los dueños de la plata de la Argentina”, arremetió.

“¿Y usted no vio lo que pasó en la obra pública?”, respondió Fernández en referencia a la historia de la familia Macri, en especial el patriarca ya fallecido Franco Macri, con los contratos con el Estado.

Chicanas y cruces

Durante el desarrollo del encuentro, Macri y Alberto se dedicaron chicanas y cruces picantes.

La prensa corre peligro con Macri, no conmigo”, sostuvo Alberto. Así respondió a las críticas por los ataques a la prensa ocurridos durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, quien hoy es candidata a vice por el Frente de Todos.

Con respecto al ítem Seguridad, el mandatario disparó munición gruesa contra el peronismo: “En este tema nosotros somos distintos a ellos. Ellos abandonan a las víctimas del delito, ellos alientan a las barrabravas, descuidan las fronteras, menosprecian a las fuerzas de seguridad, transforman la justicia en una puerta giratoria”.

Macri cerró agresivamente contra Fernández. “Vamos a ponernos de pié, que la grieta se queden en ellos, vamos a construir el país que nos merecemos” cerró Alberto.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×